Noticias

Los efectos negativos en la producción del vino, tras la lluvia, seguido de altas temperaturas durante la cosecha

by Cristian Castro on 12 mayo, 2016

La humedad producida por las lluvias podría afectar el fruto de la uva, generando aromas desagradables para el consumidor.

La Botrytis cinerea, hongo que crece en condiciones de humedad constante y potenciada por temperatura, es tan solo uno de los problemas que se podrían generar en la uva, bajo estas condiciones. Durante esta cosecha, en particular en el mes de Abril, se dieron condiciones propicias para la generación de estas infecciones.

Esta afección produce la apertura de la baya de la uva, lo que permite el desarrollo de otros organismos en la misma y que, muchas veces, tienen como consecuencia aromas indeseados, afectando la calidad y el consumo del vino.

Juan Pablo Maldonado, Jefe del Laboratorio de Análisis Químico del Centro de Aromas y Sabores, explicó, “Los compuestos producidos por la actividad microbiana generada luego de las lluvias, producen aromas húmedos, fúngicos, terrosos, mohosos, entre otros, que al estar, incluso en muy bajas concentraciones son perceptibles para el consumidor”.

En esta línea, María Inés Espinoza, Gerente del Centro de Aromas y Sabores de DICTUC, señaló, “Es natural que se produzcan estos efectos luego de las lluvias, durante la época de cosecha. Lo importante es poder medirlos para conocer los niveles en los que pudo haber afectado, o no, la calidad del vino que entrará en el mercado nacional e internacional, y de esta manera, tomar acciones de mejora para evitar el ingreso al mercado de un producto defectuoso”.

El Laboratorio de Análisis Químico del Centro de Aromas y Sabores de DICTUC cuenta con las instalaciones necesarias para medir estos compuestos responsables de defectos de tipo fúngico en la uva, compuestos que se encuentran a niveles traza, o a concentración muy bajas, que puedan estar afectando la calidad del mismo.

El Centro de Aromas y Sabores de DICTUC, analiza y evalúa objetivamente el componente químico, sensorial y hedónico, permitiendo la introducción de modificaciones desde las materias primas a través del proceso de producción hasta llegar al consumidor en industrias donde el aroma y el sabor son claves para dar valor agregado a los productos vitivinícolas, pisqueros, corcheros, frutícolas, alimentos, bebidas, farmacéuticos y de perfumería, entre otros.

Cristian CastroLos efectos negativos en la producción del vino, tras la lluvia, seguido de altas temperaturas durante la cosecha