Recuperación de Aromas-Resoul

La calidad del vino está determinada por la presencia de cientos de moléculas odorantes, surgidas desde la variedad de uva, así como también durante el proceso de vinificación. Conjuntamente entre los atributos sensoriales del vino, el aroma es un atributo de su calidad y determina la preferencia de los consumidores. Durante la fermentación del vino, hasta el 30% de los aromas valiosos se pierden debido al dióxido de carbono. Esto se explica en parte, por qué los enólogos prefieren fermentar mostos de uva, a baja temperatura (12ºC – 18ºC), particularmente para vinos blancos, con el objetivo de reducir la tasa de generación de dióxido de carbono y, por lo tanto, minimizar las pérdidas de aroma. Vale la pena mencionar que esta práctica podría ocasionar algunos problemas en el proceso, por ejemplo, un mayor riesgo de fermentaciones problemáticas, un aumento significativo del tiempo de fermentación y del gasto de energía.

De hecho, los tiempos de fermentación prolongados pueden reducir la capacidad efectiva en bodegas.

Re-Soul es una tecnología que consiste en una máquina que se conecta a la salida de gases de la cuba de fermentación y que, mediante principios físicos, permite condensar los aromas dejando un subproducto líquido natural, similar a un aceite esencial, concentrado, de aroma frutoso y fresco.